Chávez, Maduro y La Afrovenezolanidad

fundacion afroamerica

Por: Jorge Guerrero Veloz. Coordinador de AFROARAGUEÑOS. Miembro fundador de la Red Organizaciones Afrovenezolanas y Movimiento Afrorevolucionario Juan Ramon Lugo. Ha ejercido la Diplomacia en New Orleans (USA) y actualmente embajador de Venezuela en Grenada. A partir del año 2005 comenzamos a conmemorar todos los 10 de mayo como el día de la Afrovenezolanidad esto se debe al reconocimiento de la gesta libertaria y emancipadora de José Leonardo Chirinos el 10 de mayo 1795 en la sierra de Falcón, cuando se levanto contra el sistema oprobioso y esclavista colonial, quien en la misma proclamaba una Republica de Igualdad, cabe destacar que este movimiento libertario era portador de una bandera de color morado, la misma fue a nuestro entender la primera levantada por una real libertad e independencia plena, contra el colonialismo. Ya en el año 1995 se llevaron los restos simbólicos al panteón nacional de José Leonardo producto del esfuerzo del maestro y luchador social Juan Ramón Lugo, la Profesora Fulbia Polanco y el colectivo de la asociación del mismo nombre, quienes asumieron la tarea histórica de reivindicar esa gesta libertaria, también construyeron la Ruta Histórica de José Leonardo desde la ciudad de Coro hasta las Macanillas. Para el año 2005 el compañero presidente obrero Nicolás Maduro era el presidente de la asamblea nacional el movimiento social afrovenezolano le hizo la propuesta de decretar el 10 de mayo como el día de la Afrovenezolanidad y no dudo en ningún momento en reconocer y aceptar en darle aprobación de incluir en el orden del día de la asamblea nacional ese punto para la discusión en el seno de la cámara, el proyecto de acuerdo para declarar el 10 de mayo Día de la Afrovenezolanidad esto dijo nuestro presidente Nicolás Maduro en ese momento histórico para nosotros: “EL PRESIDENTE.- Los ciudadanos diputados y diputadas que estén por aprobar el Proyecto de Acuerdo presentado para declarar el día 10 de mayo "Día Nacional de la Afrovenezolanidad", se servirán manifestarlo con la señal de costumbre. (Pausa) Aprobado.” “Ciudadano Secretario, sírvase dejar constancia de la unanimidad en la aprobación de este Acuerdo y encárguese de su publicación en todos los diarios de circulación nacional, y se declara a partir de este año el 10 de mayo como "Día Nacional de la Afrovenezolanidad". (Aplausos) (El grupo Eleguá entona melodía)” “EL PRESIDENTE. Ese es el grupo Eleguá, primero estuvieron cantando el Himno de África. Dios Bendiga a África. Adelante. (El grupo Eleguá entona una canción) (Aplausos efusivos por la Cámara en pleno)” “EL PRESIDENTE. Les damos las gracias al grupo Eleguá por habernos traído la fuerza de los tambores que nos recuerdan tantos años de lucha, la resistencia de nuestros pueblos afro descendientes, sobre todo hoy 10 de mayo que se cumplen 210 años de la gesta encabezada por el zambo José Leonardo Chirino.” Vamos entonces ciudadano Secretario a pasar a la entrega del Acuerdo y de la Declaración del Día Nacional de la Afrovenezolanidad. “EL PRESIDENTE. Queremos entregarle a Jorge Guerrero Veloz, este Proyecto de Acuerdo como parte del compromiso que hemos adquirido para avanzar en el reconocimiento de los derechos constitucionales y legales de los pueblos afrodescendientes. También el comandante eterno Hugo Chávez quien encarno nuestras luchas nos dejo este testimonio para la historia apropósito del día de la Afrovenezolanidad, en las Líneas de Chávez el domingo 10 de mayo del año 2009: 10 de mayo: Día de la Afrovenezolanidad. Un 10 de mayo de 1795 un grito de Libertad se extendió por toda la Sierra de Coro e hizo temblar los cimientos del régimen colonial.Se llamaba José Leonardo Chirino el jefe de aquella gran insurrección cuyo objetivo era establecer lo que los rebeldes de la Sierra llamaban la Ley de los Franceses, esto es, la República: abolición de la esclavitud y supresión de los privilegios. Como bien lo señala Federico Brito Figueroa: era una verdadera Revolución social.¿Quiénes siguieron a José Leonardo?: los descendientes de los loangos o minas que habían sido traídos como esclavos desde el Congo. Era la madre África que se rebelaba en Venezuela contra tanta opresión, explotación, humillación.Aquí tenemos que recordar a nuestro Libertador y a una de las mayores frustraciones de su vida: contra todo lo que pensó, dijo y obró, la abolición de la esclavitud no pudo llevarse a la práctica. Recordemos aquellas palabras de su Discurso ante el Congreso de Angostura del 15 de febrero de 1819: ...yo imploro la confirmación de la libertad absoluta de los esclavos, como imploraría mi vida y la vida de la República. Precisamente quienes finalmente traicionarían a Bolívar se opusieron, desde siempre, a la abolición de la esclavitud.Cómo no reivindicar, con Alí, la gesta de José Leonardo: José Leonardo fue / sudor de negro y cacao / cuando batía el meláo / para echar al español / que después se volvió gringo / y aquí lo tenemos hoy. En este preciso sentido somos herederos y continuadores de aquella gesta. Por eso mismo, el 10 de mayo ha sido consagrado como Día de la Afrovenezolanidad.La batalla contra el racismo y la discriminación en todas sus formas continúa. Es una batalla mediática porque es una batalla cultural: los medios privados segregan toda clase de estereotipos racistas y pretenden blanquear la realidad venezolana, ignorando deliberadamente quiénes somos y de dónde venimos. Es la falsa conciencia que ha querido y quiere imponernos el colonialismo cultural.La descolonización cultural de la sociedad venezolana es uno de los grandes objetivos de la Revolución Bolivariana: no olvidemos que mientras el colonialismo siga vivito y coleando en las mentes, lo viejo no terminará de morir y lo nuevo no acabará de nacer. ¿Qué nos queda en este largo camino por el reconocimiento de la luchas de las y los Afrovenezolanos como actores sociales y políticos mas allá del hecho cultural? Seguir acompañando al gobierno bolivariano en la construcción del socialismo, la materialización del plan de la patria, la preservación de la independencia y soberanía de la patria, la profundización de la justicia social e inclusión, la convivencia solidaria junto con la paz. Pero también debemos decir que no es solo Bolívar, Miranda Sucre, Zamora, Rodríguez, Guaicaipuro, también es José Leonardo Chirinos y Juana su mujer, el Rey Miguel de Buria y su esposa Giomar, Andrés López del Rosario (Andrezote), Guillermo Ribas y Manucha Algarin, Miguel Jerónimo Guacamayo, Juana La Avanzadora ect. No podemos seguir reproduciendo ese discurso que nos invisibiliza, como esas figuras que están en los próceres, donde no hay un indígena ni un afrodescendiente, eso no quiere decir que no tengas meritos ojo, solo que forman parte de una historia, vista desde la perspectiva colonial, positivista y racista que el comandante Chávez y la revolución Bolivariana han venido superando. De modo que, a manera de reflexión ojala que este día, sirva para el encuentro y reafirmación del movimiento social Afrovenezolano, retomar nuestra propia agenda, el proyecto y líneas programáticas de nuestro colectivo, reiterando el llamado a la unidad, en memoria, en honor y en el espíritu de José Leonardo Chirinos y el comandante Chávez. En ese sentido el Día de la Afrovenezolanidad no es para el que el afro-oportunismo lo secuestre y se lo lleve a otros espacios olvidándose de nuestras comunidades y el pueblo, para frenar las reivindicaciones históricas, la deuda social que tiene el estado, no en vano el pasado año el Caricom fijo, posición exigiendo las Reparaciones por el secuestro, esclavización y el sometimiento al trabajo forzoso de nuestros ancestros. También la ONU Decreto el Decenio de las y los Afrodescendientes exhortando a sus países miembros a implementar políticas públicas que permitan superar esas desigualdades sociales heredadas producto del colonialismo, como el racismo, la discriminación racial, xenofobia, intolerancia y sus formas conexas. Es indispensable recuperar el protagonismo discursivo desde nuestras subjetividades para no permitir que esta importante fecha sea utilizada como propaganda festiva, más bien es la oportunidad de continuar reafirmando quiénes somos, de dónde venimos y que queremos, porque somos parte de una corriente histórica, como otros colectivos que levantamos las banderas por la equidad, igualdad y la justicia social y también por naturaleza somos revolucionarios, antiimperialistas y socialista.